Tuesday, December 30, 2008

digital80 presenta trabajo nuevo!


mis amigos moya e isra, conocidos en el mundo musical bajo el nombre de digital80, presentan su nuevo website y su tercer disco, plástica (4 de 5 en mi escala de ratings).


a diferencia de los dos primeros (ecuatorial 720 y cosas que no lastiman cuando se les ve de cerca), este nuevo material sale a la luz siguiendo los pasos de nine inch nails: gratis en forma digital (bitrate variable de los 141 a los 217 kbps, lo cual es un bitrate decente, aunque hubiera sido más rico tener todos los temas a 320).


digital80 se pule en plástica y logra un trabajo que va más allá de la autocategorización de "intelligent dance music" (idm, la cual muchos artistas detestan), para entrar en un mundo electrónico de múltiples influencias.


este es un review rápido de los tracks de plástica, que se pueden bajar gratis haciendo clic aquí:


  • plástica(s): excelentes intro y outro al tercer album de digital80... aunque hay que admitir que estas piezas son las que tienen menos mezclas de elementos fuera del ámbito electrónico.

  • sandunga: significa parranda y no queda duda. hay elementos sacados de thievery corporation pero a una velocidad entre el downtempo de ellos y un dance beat que hace de la pieza un buen inicio para una fiesta.

  • atman: una pieza que recuerda un poco a banco de gaia, destinada para mover el alma, pero para bailar con los ojos cerrados.

  • ciudad nunca: una pieza que recuerda cierto sonido de new order instrumental ochentero, pero sin una presencia marcada del bajo, sea sintetizado o real... la pieza se prestaba para eso (algo que resiento en general de plástica como un todo).

  • el vestido de andrea: la canción "romántica" del disco, con algunos elementos sacados de mike paradinas o aphex twin. un tributo a un idm clásico.

  • inmanente: esta pieza está que se cae para un remix salvaje! es puro chillout con posibilidades de clubbing, puro röyksopp con "poor leno". en versión original, cabe en una compilación "café del mar" sin problema.

  • exe iris: un momento orb para digital80.

  • apacible saturday: muy similar en estructura y sonido a exe iris. a ambas les daría un 3.5/5 por ser piezas que cuesta que vayan a algún lado.

  • perceptron: mejor que cualquier instrumental de depeche mode de los últimos 3 discos. me gustaría que la pieza llegara a las manos de un front242 para que la remezclaran, curiosamente.

el pan de tía alice...


cuando era pequeño, ir donde tía alice era todo un viaje de placer... primero que todo, no todos los días se viajaba a santa gertrudis sur de grecia a visitar a una tía abuela o tía bisabuela (no soy muy ducho en esto de la genealogía). recuerdo el viaje como un encuentro con una costa rica muy diferente a la que estaba acostumbrado, y cuando los cañales empezaban a surgir en el camino y el automóvil de mi abuelo (un fiat rojo placa 84117) tenía que bajar la velocidad por ir detrás de un tractor que jalaba caña a velocidad risible, sabía que estábamos por llegar... todo eso era parte del encanto del viaje.

llegar a casa de tía alice era llegar a un pasado distante para mí. la casa, ubicada frente a la plaza de fútbol del pueblo, tenía un aire de casa de 1920, hecha en madera y metal. un pequeño jardín al frente de la casa, seguido de una entrada que ya le advertía a uno que, una vez cruzado el umbral de la puerta, el tiempo retrocedía y se estancaba a lo más en 1960. cuartos vacíos que alguna vez fueron ocupados por un esposo y un hijo fallecidos muchos años antes, salas amplias que parecían haber sido el centro social del pueblo en alguna ocasión con un televisor que nunca vi encendido, una cocina muy amplia que siempre estaba esperándonos y un patio trasero que se convertía en una finca de gran extensión.

la historia del hijo merece un paréntesis rápido. no recuerdo haber visto foto alguna de ese hijo y lo único que sé me lo contaron después de la muerte de tía alice. al parecer, este niño nació perfectamente sano y muy bonito, pero poco a poco una enfermedad que nadie que me haya contado esto lo recuerda, lo empezó a deformar en forma irremediable y murió a los diez años de edad. me imagino lo devastador que pudo haber sido esto para tía alice y su esposo (cuyo nombre, al igual que el del hijo, desconozco).

las visitas a tía alice pasaban siempre en forma muy agradable, escuchando a mi abuela hablando con ella y los demás tratando de entrar en ese mundo de noticias sobre familiares que hoy ya tampoco nos acompañan o que anhelan llegar a los 100 años, como es costumbre entre muchas de las mujeres de la familia... pero para mí, era la cocina de tía alice la que siempre me llenaba de alegría. un mundo de bizcochos y pancitos caseros desfilaba ante mis ojos y nunca perdía la oportunidad de comer hasta la saciedad, mientras tomaba ya fuera un té o aguadulce en leche. era parte del ritual.

sin embargo, al morir tía alice a inicios de los 90 (creo), no hubo más viajes a santa gertrudis sur de grecia y no hubo más pancitos.

sin embargo, este domingo 28 de diciembre una de esas familiares que van a llegar a ser muy, pero muy viejitas, trajo un pancito dulce a una pequeña reunión familiar. al principio, era solamente un pancito dulce para acompañar el café de la tarde, pero pronto corrió una noticia como pólvora: el pancito dulce lo había hecho rosita zamora siguiendo la receta de mi tía alice. de inmediato, todo el mundo en mi mesa empezó a recordar esos viajes a santa gertrudis de grecia. mi tío francisco recordó que tía alice hacía melcochas con dulce salido de su propio trapiche y con maní que él mismo le agregaba en el momento en que tía alice le dijera... se le hizo la boca agua al hablar de ellas y por un momento, todos los que estábamos ahí retrocedimos en el tiempo por unos segundos (incluso me pareció ver a mi abuela sentada en otra mesa hablando con sus hermanas). comí tres pancitos de esos y me traje un cuarto en la bolsa de mi camisa para fotografiarlo como si fuera un carro clásico que ya no se puede adquirir en ningún otro lado.

el pan de tía alice fue parte de la infancia de muchos de nosotros y espero quede en mis recuerdos para siempre.

this is what i like about the brits...

ricky gervais couldn't have said it better:

"i think we play the loser well because england's full of them," he says. "we celebrate our losers, we celebrate our underdogs, we celebrate those people [...] whereas americans celebrate success. americans are brought up to believe they can be the next president of the united states. british people are told it won't happen to you. it sounds like a generalization, but it's true."

to all those losers who have made my life so great, i salute you!

Monday, December 15, 2008

how does it feel...

... to listen to yet a new cover of blue monday? i like it simply because it's close to the original, a woman sings it (emma lucia) and it's quite dancey in a retro way. :) click here and enjoy this version by meterhead!

Thursday, December 11, 2008

to my friends in europe: hibernate like it's 1900!


this is an extract from a very interesting article from graham robb on the new york times:

economists and bureaucrats who ventured out into the countryside after the [french] revolution were horrified to find that the work force disappeared between fall and spring. the fields were deserted from flanders to provence. villages and even small towns were silent, with barely a column of smoke to reveal a human presence. as soon as the weather turned cold, people all over france shut themselves away and practiced the forgotten art of doing nothing at all for months on end.


in the mountains, the tradition of seasonal sloth was ancient and pervasive. “seven months of winter, five months of hell,” they said in the alps. when the “hell” of unremitting toil was over, the human beings settled in with their cows and pigs. they lowered their metabolic rate to prevent hunger from exhausting supplies. if someone died during the seven months of winter, the corpse was stored on the roof under a blanket of snow until spring thawed the ground, allowing a grave to be dug and a priest to reach the village.


the same mass dormancy was practiced in other chilly parts. in 1900, the british medical journal reported that peasants of the pskov region in northwestern russia “adopt the economical expedient” of spending one-half of the year in sleep: “at the first fall of snow the whole family gathers round the stove, lies down, ceases to wrestle with the problems of human existence, and quietly goes to sleep. once a day every one wakes up to eat a piece of hard bread. ... the members of the family take it in turn to watch and keep the fire alight. after six months of this reposeful existence the family wakes up, shakes itself” and “goes out to see if the grass is growing.”


it is unlikely this was hibernation in the zoological sense. while extreme cold might have set off a biological response normally seen only in squirrels, bears and marmots, human hibernation probably reflects a sensible, communal decision to stay in bed for as long as possible.
but the french seem to have been particularly sleepy. they “hibernated” even in temperate zones. in burgundy, after the wine harvest, the workers burned the vine stocks, repaired their tools and left the land to the wolves. a civil servant who investigated the region’s economic activity in 1844 found that he was almost the only living presence in the landscape: “these vigorous men will now spend their days in bed, packing their bodies tightly together in order to stay warm and to eat less food. they weaken themselves deliberately.”


after the revolution, government officials complained that farmers were “abandoning themselves to dumb idleness,” instead of undertaking “some peaceful and sedentary industry.” income acted only as a deterrent. the people of beaucaire on the rhône made enough money at their summer fair to spend the rest of the year “smoking, playing cards, hunting and sleeping.”


until the 20th century, few people needed money. apart from salt and iron, everything could be paid for in kind. economic activity was more a means of making the time pass than of making money, which might explain why one of the few winter industries in the alps was clock-making. tinkering with tiny mechanisms made time pass less slowly, and the clocks themselves proved that it was indeed passing.


read the full article here.

Monday, December 01, 2008